Con la tecnología de Blogger.

Archivo del blog

PUBLICIDAD

domingo, 29 de septiembre de 2019

56 Aniversario del Derrocamiento del Gobierno Constitucional de Juan Bosch

El 27 de febrero de 1963 figura entre las efemérides más trascendentes de la historia dominicana del siglo XX. En esa fecha, Juan Bosch fue juramentado como Presidente de la República, por haber ganado de manera convincente las elecciones nacionales celebradas
dos meses antes con un 59.53% de los votos válidos emitidos. Esta ceremonia, al tiempo que anunciaba la conclusión de más de 30 años de dictadura, en la que se desconocían sin límites hasta los más elementales derechos ciudadanos, levantaba el telón de la construcción de un sistema democrático en nuestro país, contra el oprobio, y por la dignidad y la libertad. El Profesor Juan Bosch había fijado como meta impostergable lograr una República Dominicana justa, humana, desarrollada y solidaria.
En coherencia con su oferta de campaña, en su desempeño como Presidente de la República, Juan Bosch pretendió afrontar los problemas fundamentales de los principales sectores de la vida nacional: salud, educación, comunicación, manejo del agua, energía, entre otros. Más, por razones coyunturales, sus iniciativas de mayor impacto fueron las de carácter político. Vale destacar su independencia en el ejercicio del poder, el respeto por el orden democrático y su determinación al instituirlo con la Constitución liberal promulgada el 29 de abril de 1963, apenas dos meses después de su juramentación como Presidente de la República, como muestra de que la tradición de hacer política desde la exclusividad del poder personal se superaba en República Dominicana. Una constitución con una perspectiva de futuro sólo recuperada en la constitución del año 2010.
56 Aniversario del Derrocamiento del Gobierno Constitucional de Juan Bosch
Desafortunadamente, el reordenamiento de la propiedad de la tierra, el repudio a la firma de contratos leoninos, la defensa de las libertades ciudadanas, la pulcritud en el manejo de los asuntos del Estado, el apego a la institucionalidad y la defensa intransigente de la soberanía nacional asumidos por el Presidente Juan Bosch, resultaron demasiado para los actores políticos locales, casi todos comprometidos con las posibilidades de recomposición del trujillismo, pero también para los diseñadores de la política exterior de los Estados Unidos en la región.
De modo que, sumadas ambas voluntades, el 25 de septiembre de 1963 se violó el orden institucional con el anuncio del derrocamiento del Gobierno de Juan Bosch. Un golpe que fue orquestado por los altos mandos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, apoyados por la dirección de la Unión Cívica Nacional, de la Vanguardia Revolucionaria, de la Alianza Social Demócrata, y por grupos de presión, entre ellos sectores de la Iglesia Católica que no comprendieron la visión social de Juan Bosch y el papel que la Iglesia debía jugar.
Los protagonistas de esta acción inconstitucional actuaron movidos por sus limitaciones en el entendimiento de la realidad social. La falta de civismo, y la colocación de los intereses grupales sobre los del colectivo nacional, los condujeron a ejecutar un golpe de Estado que desvió el curso de la historia y la construcción del porvenir de todos los dominicanos y dominicanas.
Al conmemorar este 56 aniversario del golpe de Estado contra el Gobierno Constitucional de Juan Bosch, que es como decir contra la salud y el futuro de nuestro país, la Secretaría de Formación Política del Partido de la Liberación Dominicana reconoce los sacrificios inconmensurables del pueblo dominicano en pos de la superación de las terribles consecuencias de esta acción golpista. De igual modo, exhorta a todos los actores de la vida nacional a unir voluntades por la consolidación de los logros alcanzados en la construcción del Estado Social y Democrático de Derecho que hoy nos rige, y por la cristalización de sus metas pendientes y jamás olvidar la acción golpista que cambió el curso de la historia.
Alejandrina Germán, Secretaría de Formación Política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario