Con la tecnología de Blogger.

Archivo del blog

PUBLICIDAD

domingo, 6 de mayo de 2018

“Las Nuevas Relaciones Domínico-China”


Iniciando el siglo XIX el gran Napoleón había presagiado “que el mundo entero cambiaría cuando despertara el coloso chino”. En efecto, desde el año 2014 el Banco Mundial, el FMI y el Foro Económico Mundial, han certificado que por su volumen China es la economía más grande del todo el planeta. Simultáneamente, es el primer socio comercial de más de 120 países incluyendo EE.UU. Es el más grande exportador y comprador de materias primas del cosmos. En 2020 tendrá, con la llamada “Nueva Ruta de la Seda” la red ferroviaria y marítima de transporte de mercancías más importante de todo el globo terráqueo y, es en la actualidad el más ingente prestador de divisas del mundo. 

Así mismo, el Consejo del Atlántico Norte que es la máxima autoridad de la OTAN ha establecido que: “En el siglo XXI los mayores beneficios estratégicos están en invertir en otros países”. Por eso, desde la llegada de Xi Jinping China se ha convertido en el inversionista en el extranjero más grande del mundo, lo que le ha permitido cambiar en poco tiempo el tablero geopolítico internacional. Verbigracia, en Latinoamérica ya es el segundo socio comercial gracias a que desde el 2003 hasta el 2015, invirtió 183,000 millones de dólares de los cuales 25,000 se invirtieron en nuestra región y, en 2015 en la “Cumbre China- Celac” se anunció la inversión de 250,000 millones más con lo cual; en 2030 se convertirá en el inversionista más importante de toda Latinoamérica y el Caribe.

El Futuro de Taiwán y República Dominicana.

Desde finales de la década del 70, el futuro de la República de China (Taiwán) quedó definido cuando el más importante ex Secretario de Estado de todo el siglo XX Henry Kissinger, promovió de forma inequívoca el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China Popular y EE.UU. y, por consiguiente, la ruptura con Taiwán. Desde entonces, la gran mayoría de los países han hecho lo propio a pesar de que Taiwán es reconocido como una potencia económica y uno de los “4 tigres asiáticos”. Sin embargo, esa irrupción vertiginosa e inexorable de China en el tablero mundial con la proyección de sobrepasar el PIB de EE.UU. en casi 20 billones de dólares para 2050, le obligan indefectiblemente a terminar como Macao y Hong Kong.

En el caso de República Dominicana, solo hay que tomar como referencia las recientes declaraciones del Ministro de Taiwán Joseph Wu, y se podrá comprobar con mucha facilidad que hay una ruptura de raíz. Una vez que, el establecimiento de relaciones con China para Taiwán significa mucho más que eso, ya que desde 1950 enfrentan una rivalidad ideológica, política, territorial y económica que los ha convertido en los archirrivales aun siendo China Popular su principal socio comercial. En ese sentido, nos costará mucho tiempo y esfuerzo volver a flexibilizar las relaciones comerciales con ese importante mercado de Taiwán, en aras de tener mañana quizás; una Oficina de Desarrollo Comercial con ellos.   

Los Beneficios de estas Nuevas Relaciones.

A pesar de los cantos de sirena de los detractores de este nuevo paso que dio República Dominicana, cuyo único argumento es; la solidaridad y la lealtad que teníamos que mantener con Taiwán y que tuvimos por 69 años. Desde esa perspectiva, solo hay que recordar la premisa política establecida en el siglo XIX por el vizconde de Palmerston: “Las naciones no tienen ni amigos ni enemigos sempiternos sino intereses”. Así mismo, la balanza comercial entre China Popular y República Dominicana es de 2,000 millones de dólares anual, que en la actualidad es 6 veces mayor que la que teníamos con Taiwán aún sin tener relaciones diplomáticas; balanza que sin duda alguna se multiplicará.

Dentro de ese contexto, se abre un abanico de múltiples oportunidades 1ro, es casi seguro que el primer beneficio será ocupar el anhelado puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU. 2do, con una economía dependiente del turismo incrementaremos la recepción del emisor más grande de turistas de todo el planeta; que despliega 130 millones cada año por todo el mundo y, podríamos ser los protagonistas del turismo multidestino. 3ro, acceso al desarrollo tecnológico y la innovación China 4to, acceso a 2,000 poderosas empresas chinas que están en América Latina. 5to, oportunidad de préstamos para inversión de los bancos más importantes del mundo. Por ejemplo. solo en 2016 China le prestó a Latinoamérica más de 29,000 millones de dólares, casi el doble de lo que prestó el BM y el BID juntos. Entonces la pregunta es, ¿podía República Dominicana seguir ajeno a esas realidades? 

El Contexto Geopolítico de las Nuevas Relaciones.

Solo aquellos que ignoran la realidad del tablero geopolítico mundial pueden encontrarse extraño que EE.UU. a través del Senador Marco Rubio cuestionara estas nuevas relaciones con China. Es muy sencillo, por su posición geográfica la Isla de Santo Domingo juega un papel fundamental en la estrategia geopolítica China. En virtud de ello, Latinoamérica es un apéndice vital de la “Obor”. Por eso, conquistó a Panamá, presupuestó la inversión de 50,000 millones de dólares para el “Canal de Nicaragua”, los préstamos de más de 55, 000 millones a Venezuela, sus estrechas relaciones con Argentina, Perú, Chile, Brasil, Cuba, Paraguay, México, Colombia etc. Y solo falta; el control del “Paso del Viento” por donde pasan casi todos los barcos que entran por el Canal de Panamá.

Autor: Lic. Manuel Cruz (M.Sc.)
Politólogo, Abogado & Especialista en Geopolítica







No hay comentarios:

Publicar un comentario