Con la tecnología de Blogger.

Archivo del blog

PUBLICIDAD

miércoles, 31 de enero de 2018

“Leonel Fernández, en la Encrucijada”

Habría que estar diagnosticado con una esquizofrenia extrema, para llegar siquiera, al extremismo de descartar del escenario electoral del 2020 a una figura como el ex presidente Leonel Fernández. Toda vez que, un liderazgo sólido, la experiencia del ejercicio del poder, la sagacidad, el sentido de la historia, el pragmatismo electoral y la cosmovisión política, son sellos distintivos que adornan a Fernández. Sin embargo, al margen de ello, nadie puede obnubilarse frente a la coyuntura actual y el llamado Momentum político, elementos que parecen ser; sus peores enemigos.

De igual forma, el propio Fernández, acreedor de uno de los cerebros más atiborrados de toda Latinoamérica y el Caribe. Por consiguiente, un conocedor profuso de las teorías del poder de Maquiavelo, Weber, Kenneth, Geenne, Naím y muchos otros. Sabe perfectamente que, a pesar de ser en este momento, depositario de la mayor simpatía interna de toda su carrera política. Está de igual forma, en la coyuntura política más engorrosa de toda su trayectoria. En virtud de que, está liderando una campaña tripartita que consiste en: La búsqueda del poder en 2020, la preservación de su liderazgo interno y holístico y, la cohesión de su equipo, que al igual que todos los demás, incluyendo una buena parte del CP, estarán siempre a merced de las teorías de Harold Lasswell.

Los Errores Tácticos.        

Dice el politólogo estadounidense Dick Morris en su obra “El Nuevo Príncipe”, que las “tácticas en campañas es como jugar a las damas, mientras que, utilizar la estrategia es como jugar al ajedrez”. Queriendo significar, que la estrategia, anticipa respuestas y programa movimientos alternativos. Y resulta paradójico, que el discípulo más avezado y aventajado de Bosch, conocedor de la Composición Social Dominicana, haya cometido dos errores garrafales. Cuyos vestigios, han servido desde siempre, como espejos para los lideres contemporáneos. Nos referimos, a permitir que un pequeño grupo de sus séquitos, construyera una estructura empresarial paralela a esa plutocracia compuesta por, una burguesía salvaje, voraz e insaciable, que ha vivido a perpetuidad enquistada en el corazón del poder. Olvidando inclusive, que esos mismos, y muchos de sus antepasados; ayudaron a derrocar a Juan Bosch.

Así mismo, aunque resulte displicente al paladar de algunos fanáticos del PLD, que saben de ciencia política, lo mismo que de física cuántica. La realidad es, que jamás será una táctica políticamente correcta, apoyar y ayudar a llegar al poder a tú enemigo interno de mayor potencial. Pues en esencia, se podría estar repitiendo la famosa rivalidad que precedió a la dinastía Han en China, entre Liu Pang y Xiang Yu. Toda vez, que resulta un poco bufonizo o políticamente incorrecto creer, que el presidente podría cometer esos mismos errores y, muy por el contrario, no aferrarse al famoso principio Maquiavélico de que; “Los hombres van de una ambición a otra, buscando asegurarse contra el ataque y luego, atacando a otros”.

Los Caminos para Escoger.
Si bien es cierto que, como estableció el escritor Alemán Jean Paul Richterdespués del poder, nada hay tan excelso como saber tener dominio de su uso”, no menos cierto es que, en este momento Fernández, se ha convertido en la “Espada de Damocles” descrita por Cicerón, para los actuales cortesanos. Sobre todo; para los llamados miembros de la sociedad civil, los cuales pululan de manera pletórica en la presente gestión. Desde esa perspectiva dantesca, es que resulta previsible que Aníbal Barca y Escipión el Africano, estarán reviviendo en el siglo XXI y en territorio dominicano; las famosas guerras púnicas. Con el agravante, de que son muy pocos los seguidores de Fernández; que tienen plena conciencia de la coyuntura en que se encuentran.
En consecuencia, a raíz, de que su posible vuelta al poder en 2020, la sostenibilidad de su liderazgo y, la cohesión de su equipo personal, penden de ésta coyuntura electoral. No tiene otro camino que tratar de ser, quien suba las escalinatas del Palacio Nacional o en su defecto, ser el Relámpago Hernández del palacio de los deportes. En aras de poder lograr, un gobierno compartido, donde puedan cohabitar y mantenerse vivos ambos liderazgos. En virtud de que, accionar en una dirección fratricida desde cualquiera de las corrientes, sería abandonar la concepción de que en política se hace lo que conviene y tirar al PLD y todas sus obras en 2020; ¡Por la cuneta más cercana! 

Autor: Lic. Manuel Cruz (M.Sc.)
Politólogo, Abogado & Especialista en Geopolítica 




No hay comentarios:

Publicar un comentario