Con la tecnología de Blogger.

Archivo del blog

PUBLICIDAD

miércoles, 22 de junio de 2016

Radhames Jimenez destaca a Bosch como el dominicano más grande del siglo XX

A propósito de que el jueves 30 de este mes se cumplirán 107 años del líder, guía y fundador del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el miembro del Comité Político, Radhamés Jiménez valoró sus aportes al país en términos políticos, literarios y estudioso de la realidad social, por lo que lo califica como el dominicano más grande del pasado Siglo XX, cuyos aportes trascienden las fronteras dominicanas.

Jiménez señala que los aportes de “don Juan a la literatura política dominicana son inapreciables; y no es necesario estar de acuerdo con sus juicios, muchas veces polémicos, para aquilatarlo como una de las mentes más prolíficas de la historia del país y de América Latina”.
Resalta que el líder del PLD es el padre y maestro de la escuela política liberal dominicana. “Don Juan es el padre del liderazgo político liberal en República Dominicana. Bajo su égida nacieron y se desarrollaron líderes de la categoría de José Francisco Peña Gómez, Jacobo Majluta, Leonel Fernández, Danilo Medina, entre otros. José Francisco Peña Gómez, que sin lugar a ningún tipo de regateos, fue uno de los discípulos más aventajados del profesor Juan Bosch, calificó a Don Juan en más de una ocasión, como “el superastro de la política dominicana”.
Jiménez hace sus valoraciones sobre el mentor y guía del PLD en un artículo que publica en la edición de hoy del periódico Listín Diario, titulado: “Juan Bosch: Un gigante.

Un político completo

El dirigente del Partido de la Liberación Dominicana, sostiene que Bosch fue un político completo y fuente permanente de consulta para las presentes y futuras generaciones. “En el profesor Juan Bosch se conjugan las cualidades del líder político completo: Un organizador inigualable e intelectual infatigable. Sin embargo, lo que lo engrandece y le da el toque de excepcional a esta conspicua figura y arquetipo de la democracia dominicana, es la perfecta combinación que logró de la teoría con la praxis política”, señala.
Agrega que solo un hombre que reúna las condiciones antes mencionadas es capaz de organizar, primero en el exilio político, el Partido Revolucionario Dominicano, el cual lo llevara al poder en el año 1963; y después de su rompimiento con sus antiguos compañeros del PRD, pasa a fundar el Partido de la Liberación Dominicana; convirtiendo a este Partido, antes de su muerte, en la fuerza política más importante del país, al extremo que dos de sus discípulos ya han ocupado la Presidencia de la República”.
Señala, que ningún político dominicano del siglo pasado dio connotaciones de tener un conocimiento tan profundo de la historia del país como el Profesor Bosch. “Es el único de su época que realizó planteamientos políticos propios, partiendo de su experiencia y avalados por la rigurosidad y la certeza que implica el conocimiento de la realidad social en que se desenvolvía”.

El bochismo, la doctrina para responder los retos del futuro

Resalta Jiménez que el boschismo, que es el instrumento ideológico y doctrinario del PLD, es el único planteamiento social, político y económico que puede colocar el país en condiciones de responder con eficiencia a los grandes retos que nos plantea la gran revolución tecnológica de este siglo.
Señala que la visión futurista de don Juan, sus proyecciones contempladas en el presente, le dieron la oportunidad de vislumbrar las grandes transformaciones políticas, sociales y económicas que se han producido y están por producirse. “Todas las sociedades, sea cual sea su régimen político, están moldeadas fundamentalmente por la economía que anima la vida material de los pueblos. El tipo de economía que le da vida a las sociedades, determina cómo se organiza una sociedad, y el curso de los hechos que provoca la organización de la sociedad es el que determina cómo será la historia de esa sociedad”, refiere Jiménez en una cita del gran maestro.

Referente moral

Señala Jiménez que la reciedumbre moral de Don Juan no admite comparación en la política vernácula contemporánea. “Fue un hombre que renunció a todo, en su inalterable apego al cumplimiento del deber. Hizo lo que solo hacen los grandes colosos de la historia: renunciar a la riqueza y al placer. La única riqueza y el gran placer de su vida, fue servir a su partido y a su pueblo”, señala.
Apuntó que debido a que hoy día esas son cualidades escasas entre los hombres, las presentes y futuras generaciones de dominicanos “tendremos que recurrir permanentemente a saciar nuestra sed de conocimientos en la fuente inagotable que nos brinda la vida y la obra de Juan Bosch, el dominicano más grande y excepcional del siglo XX, un gigante de la historia”.
http://vanguardiadelpueblo.do/

No hay comentarios:

Publicar un comentario